tips de viaje

Escapada de Turismo

abril 12, 2019

Punta del Diablo

Escapada de Turismo

 El último corte antes de que definitivamente comience el año, merece un descanso a orillas del mar para disfrutar de la paz inigualable que nos ofrece un enclave único como Punta del Diablo. Un destino para desconectarse de las responsabilidades laborales y recargarse de energías para encarar la vuelta a la ciudad.

2B              1

Este pequeño pueblo pesquero es probablemente uno de los centros turísticos más bellos del país, situado en el departamento de Rocha a unos 45 kilómetros de la frontera con Brasil. Rodeado de increíbles playas de arenas gruesas y aguas oceánicas, Punta del Diablo es el lugar elegido por cientos de turistas para tomar un buen relax, olvidarse de las obligaciones por un rato y disfrutar de las bondades que ofrece la naturaleza.

Los primeros pobladores llegaron en 1935 cuando aún no había caminería y la única forma de acceso era en carro o en barco, los hombres vivían de la pesca y las mujeres hacían artesanías con materiales autóctonos como caracoles, estrellas de mar, piedras y cerámicas. Con el paso del tiempo, el pueblo comenzó a crecer rodeándose de ranchitos pintados en colores estridentes que hicieron del paisaje una verdadera postal de colección, se creó la feria artesanal y se sumaron algunos mercados y restaurantes, aunque siempre manteniendo el entorno austero tan típico y valorado por visitantes que provienen de todas partes del mundo.

 La Viuda del Diablo, para compartir en pareja

8

Si el plan de Semana de Turismo es una escapada en pareja, la posada La Viuda del Diablo es una muy buena alternativa para tener una estadía romántica. Ubicado sobre los médanos de la playa que inspira su nombre, el hotel cuenta con todas las comodidades para no moverse del entorno: suites modernas, aire acondicionado, wifi, microondas, frigobar, caja fuerte, televisión por cable y la estrella absoluta, un gran jacuzzi mirando al mar dentro de cada habitación. La confortabilidad y la sofisticación son diferenciales absolutos y grandes atractivos para huéspedes que buscan una experiencia diferente. Desayunar a los pies del mar, tomar un baño relajante acompañado del sonido de las olas o disfrutar de un atardecer mágico desde la terraza son algunas de las propuestas más tentadoras, así como visitar el Faro de la Viuda o disfrutar de un fogón que se enciende todas las noches sobre la arena bajo la inmensidad del cielo estrellado. Los largos kilómetros de playa solitaria se prestan tanto para una caminata sin rumbo como para compartir un trago refrescante en el beachbar exclusivo del hotel. Una de las particularidades de esta posada es que no hay niños, ya que se procura mantener un ambiente íntimo donde refugiarse en pareja. Algunas habitaciones son aptas para mascotas y otras cuentan con estufa a leña para los que disfrutan del pueblo en invierno.

Terrazas de la Viuda, encontrarse en familia

Organizar unas vacaciones en familia durante esta época es el plan perfecto para despedir los últimos calores de verano y recibir los primeros fríos de otoño. En este caso, recomendamos hospedarse en el hotel Terrazas de la Viuda, situado a escasos metros del mar con espectaculares vistas. Los apartamentos tienen hasta dos habitaciones, todas ellas con televisión por cable, wifi, aire acondicionado, ducha con hidrojet, microondas, frigobar y caja fuerte, pudiéndose contemplar el mar desde la cama o desde las reposeras del balcón-terraza. Para los más pequeños, la piscina exterior es el punto de encuentro donde disfrutar el antes o después de la playa, mientras sus padres se refugian en una buena lectura bajo el sol. Cada mañana se sirve un desayuno a la carta sin tiempo límite que puede degustarse en el restaurante del hotel o bien desde la comodidad de la habitación con room service sin costo adicional. Los pasajeros de Terrazas de la Viuda también cuentan con un bar en la playa, sombrillas y sillas a disposición para evitar el cansancio del trayecto. La atención personalizada y cercana invita a estar como en casa, un valor agregado para quienes viajan con niños.

 Exclusividad gastronómica

9

La Viuda del Diablo cuenta con un restaurante exclusivo para pasajeros, dispuesto en primera línea frente al mar y rodeado de eternas dunas. La carta se compone de platos clásicos elaborados por la propia cocinera con productos de primera calidad: la oferta va desde carnes y pastas con salsas varias hasta pescados y mariscos frescos, destacando especialmente el rissotto de camarones y el ojo de bife con guarnición. La sutileza de los sabores se fusiona en un entorno verdaderamente único, donde la música tenue se entrelaza con el sonido del mar. El ambiente íntimo, la atención superespecializada y la decoración sofisticada hacen de este lugar un espacio mágico para compartir en pareja una experiencia gastronómica que envuelve todos los sentidos.

 4    5 

Los primeros pobladores llegaron en 1935 cuando aún no había caminería. Los hombres vivían de la pesca y las mujeres hacían artesanías con materiales autóctonos como caracoles, estrellas de mar, piedras y cerámicas.

La confortabilidad y la sofisticación son diferenciales absolutos y grandes atractivos para huéspedes que buscan una experiencia diferente.

7  6